29.11.16

El retratista de un pueblo

El retratista de un pueblo

Por Edgardo Civallero

Tomàs Montserrat i Ginard nació en Llucmajor, en la mediterránea isla de Mallorca, en 1873. Estudió en el Seminario Conciliar de Sant Pere de Palma de Mallorca y fue ordenado presbítero en 1898, a los 25 años. Residió siempre en su pueblo, ubicado en la mitad sur de la isla: allí apoyó la creación y el trabajo de asociaciones cristianas, y fue uno de los maestros de la escuela católica del Pòsit de Nova Creació. Entre 1900 y 1925 se ocupó, además, de los servicios religiosos dominicales de la vecina localidad costera de s'Arenal.

El retratista de un pueblo
Montserrat era un apasionado de la pedagogía. Sin embargo, su curiosidad lo empujó a abordar otras áreas del saber, incluyendo la física, la mecánica y la ebanistería. Su trabajo con la madera lo llevó a realizar marcos para cuadros y numerosos torneados; asimismo, creó dos enormes moldes para producir mapas de Mallorca y de España en relieve.

Al mismo tiempo encuadernó libros, embalsamó animales y construyó un reloj de mesa de hierro fundido. Armó una radio de galena, y llegó a registrar un disco, en el que grabó la voz de sus padres rezando el rosario.

El retratista de un pueblo
Pero sin duda la disciplina que más interesó a Montserrat fue la fotografía. Como aficionado, realizó retratos individuales, familiares y grupales de buena parte de los habitantes de Llucmajor. Generalmente tomaba las imágenes los domingos, cuando la gente acudía a misa con sus mejores ropas. Lo hacía en el patio de su casa: cubría el piso con esteras y colocaba al fondo una manta u otra tela, un reloj o una silla con dos libros. En alguna ocasión fotografió a la gente con su ropa de trabajo y en un escenario natural, especialmente durante las fiestas populares (el carro de la Beata, el día de Santa Cándida, etc.).

La mayor parte del material de Montserrat desapareció: tanto las imágenes como las cámaras y los decorados que utilizó. Sin embargo, el célebre fotógrafo Toni Catany, también de Llucmajor, pudo recuperar, en colaboración con las sobrinas del presbítero, 150 placas de vidrio de 9 x 12 cm y de 13 x 18 cm. Esas placas, datadas entre 1900 y 1925, fueron reproducidas en el libro Tomàs Monserrat. Retratista d'un poble, 1873-1944 (Palma de Malllorca, 1983).

El retratista de un pueblo
"Tomás Montserrat" señaló Catany "se sitúa al margen de cualquier corriente estética. De principio a final, en su trabajo de aficionado a la fotografía, mantuvo el mismo encuadre. Siempre hacía las fotos en un mismo rincón del patio con los mismos elementos decorativos y a una hora determinada del día: a primera hora de la tarde".

Montserrat falleció en su pueblo en 1944. Su casa –ubicada exactamente al lado de la que ocupó Toni Catany– forma parte, hoy, del Centre Internacional de Fotografía, dependiente del Consell de Mallorca y la Fundación Catany.

Ayuntamiento de Llucmajor. Fotografía.
Documental "El tiempo y las cosas. Toni Catany" de TVE.

Imágenes: Tomàs Monserrat. Retratista d'un poble, 1873-1944.

Si deseas hacernos llegar un comentario, por favor, escríbenos.